PEDÍ TU REUNIÓN

י״ג בתמוז ה׳תשפ״ד (19/07/2024)
בס"ד

Comparte este Post

Los seres humanos, de forma inevitable, están destinados a interactuar y relacionarse entre sí. Por ello, y cuando se sitúa la lupa en el ámbito de la economía, la negociación resalta precisamente la línea inicial. Ser un buen negociante resulta indispensable para evitar roces e imposiciones en la resolución de tensiones, lo cual es un aspecto fundamental a la hora de solucionar y llegar a acuerdos.

Se trata de una habilidad que sirve tanto en el mundo personal como en el profesional. No obstante, y pese a que existen muchas formas, no todas las fórmulas son eficaces, ya que depende mucho del momento y las circunstancias que se pongan en el camino. En el siguiente texto, se pondrán en contexto varias de esas claves para poder dominar este aspecto que, para muchos, se considera un arte.

La preparación lo es todo

La clave principal para lograr una buena negociación es estar preparado. Según un experto de la MRC International People Planning, cada negociación comienza en el minuto menos uno, por lo cual es fundamental estar preparado antes de pasar a la acción. Ser precavido también juega un papel indispensable incluso si sólo se producen reuniones o meetings, por lo que el 80% del éxito que se pueda tener va de la mano con eso.

Contar con una buena intuición también es una carta interesante, no obstante, si se deja que tome demasiado protagonismo puede ser traicionera. Po tal motivo, y para reducir los márgenes de error, los grandes negociantes dedican bastante tiempo en poder prepararse antes de realizar cualquier movimiento.

Asertividad como punto crucial

Al momento de negociar, es importante saber lo que se quiere decir. No se puede llegar a una reunión sin conocimiento o dominio del tema que se quiera tratar. La improvisación no es una aliada en estos casos, más bien es todo lo contrario. Aunado a ello, además de tener la preparación, es importante dominar cómo se va a exponer el tema en cuestión, interpretando cómo piensa y de qué manera le gusta manejarse a la contraparte de la negociación. Conocer a la persona con la cual se va a negociar y estar consciente de sus puntos fuertes o débiles, es una ventaja para saber cómo moverse en una conversación de importancia.

Todo debe realizarse con paciencia

Ser paciente, no anticiparse y saber manejar los tiempos, es también una de esas habilidades poco comentadas a la hora de negociar. Sin embargo, varios son los expertos que sí que ponen este argumento en duda, ya que a medida que la sociedad se ha convertido en una la cual pondera más la inmediatez, muchas veces el margen de maniobra o respuesta en una negociación es muy corto. Cada respuesta cuenta y toda acción puede tener consecuencias. Ser hábil y detectar cuándo es el mejor momento para pasar a la acción, es clave para lograr resultados.

Empatía y capacidad de escucha

‘’Si una persona no tiene la capacidad de entender o ponerse en los pies de la otra, difícilmente podrá llegar a buen puerto en una negociación’’. Esa es una frase poderosa y muy realista. Para los expertos, obstinarse o encallarse en una idea y ser inflexible a la hora de poder rectificar o aceptar un argumento contrario, puede ser perjudicial e, incluso, dañar completamente una negociación.

Sin llegar a un punto de entendimiento ni tampoco tener empatía con el otro individuo, es muy complejo tener éxito. Si sólo se negocia tomando en cuenta necesidades propias, puede que en algún caso funcione, pero este durará poco porque, evidentemente, la otra parte estará insatisfecha o incluso con la sensación de haber perdido.

¿Y tú?. ¿Te consideras un buen negociador, tienes la suficiente empatía y paciencia? Síguenos en Instagram @mamamia.360 y cuéntanos!

Es hora de trabajar felices!!
¿Quieres llevar tu negocio/emprendimiento a otro nivel?
Se parte del Éxito de Mamá Mía 360 Entra Aquí! 

Adaptación Mamá Mía 360.

Síguenos en nuestras redes sociales, Instagram @mamamia.360 / Facebook: Mamá Mia 360 y comparte nuestras recomendaciones con tus contactos.

Apuntate y recibe noticias

Lee mas

Branding

EMBAJADOR DE MARCA

Los embajadores de marca son los mejores aliados de las empresas para promocionar sus productos y fortalecer la estrategia de branding. Te explicamos qué significa ser embajador de una marca.  Embajador de marca En un mercado cada vez más saturado en el que los consumidores están expuestos a una gran cantidad de mensajes publicitarios, no es fácil conseguir que una marca destaque. Limitarse a promocionar los beneficios de los productos no basta, las marcas deben ser capaces de comunicar sus valores y conectar emocionalmente con su público objetivo. Esa es precisamente la misión del embajador de marca. ¿Qué significa ser embajador de una marca? El embajador de marca es una persona que representa la imagen de la organización ante su público objetivo. Encarna la identidad corporativa, se identifica con sus valores y se encarga de atraer a clientes potenciales generalmente compartiendo sus experiencias con los productos y/o servicios de la empresa. Los embajadores de marca realizan diferentes acciones promocionales offline y online. Pueden convertirse en una de las voces del blog corporativo, acudir a los eventos patrocinados u organizados por la marca, grabar spots publicitarios o alimentar el interés por la marca a través de publicaciones en sus redes sociales. La importancia del embajador de marca en el marketing El impacto positivo de las acciones de los embajadores de marca suele aumentar la popularidad de la empresa y, como resultado, se produce un incremento de las ventas. ¿Cómo ser embajador de una marca? Para ser embajador de una marca hay que cumplir ciertos requisitos. Ante todo, la persona debe tener una buena reputación dentro y fuera de Internet. También debe identificarse y proyectar los valores de la marca. Generalmente se busca a personas proactivas y extrovertidas con una gran capacidad de comunicación con el público objetivo. Eso significa que para ser embajador de una marca hay que cuidar mucho la imagen y ser auténtico.  Mantenerse activos en las redes sociales y conseguir una buena base de seguidores fieles es un buen comienzo. De hecho, muchas marcas están apostando por micro-influencers en nichos de mercado específicos que tengan una gran credibilidad y una conexión fuerte con su público. Existen plataformas, como Scrunch, especializadas en poner en contacto a los influencers con las marcas. Por supuesto, tener conocimientos de marketing también allana el camino para ser embajador de una marca.

Estamos aqui a tu servicio

Deja tus datos y te contactamos a la brevedad

¡Felicidades, has dado el primer paso!

Tu mensaje ha sido enviado y te responderemos lo antes posible.

Completa el formulario para comenzar

Completa el formulario para comenzar

Completa el formulario para comenzar