PEDÍ TU REUNIÓN

י״ג בתמוז ה׳תשפ״ד (19/07/2024)
בס"ד

Comparte este Post

No es desconocido para el día de hoy que en las distintas oficinas del mundo nos encontramos con todo tipo de culturas conocidas y por conocer.

En un mundo donde los CoWorking space son cada vez más llamativos para los emprendedores y empresas en su comienzo, también llaman la atención por la cantidad de trabajadores de distintos backgrounds que los componen.

Una oficina multicultural tiene la capacidad de llevar al trabajador común a una etapa más avanzada en su vida, conoce, descubre y aprende. Es sabido que el entorno del trabajador aumenta o minimiza su capacidad, por eso una oficina multicultural incentiva al trabajador a conocer a sus colegas desde la intriga, formando así mejores relaciones laborales que luego proyectan una mejoría en las capacidades.

hay una necesidad hoy en día de convertir a las empresas en un espacio mucho más proactivo para los trabajadores, formando también equipos de trabajo unidos, y ahí es donde la oficina multicultural empieza.

Unas ventajas de la oficina multicultural son:

Mejora la creatividad

La variedad de puntos de vista e ideas tiene que ver, muchas veces, con el recorrido y aprendizaje de los empleados. Según la cultura, las vivencias pueden ser muy distintas. El resultado será una lluvia de ideas rica y diversa, y una variedad de perspectivas en la resolución de problemas.

Mejora la productividad

La diversidad de pensamiento creará ideas innovadoras y rompedoras que darán empuje a la empresa mejorando sus resultados.

Mejora la reputación

Si mejoran los resultados, mejora la reputación; pero no solo por el cumplimiento de objetivos. También en ejemplaridad, contar con políticas contra la discriminación y el racismo, y con planes de acogida, dará a la empresa un plus ante sus competidores.

Disminuyen los conflictos

Los programas de inclusión favorecerá un clima laboral de compañerismo, mejorará la empatía y hará que los empleados se muestren satisfechos.

La oficina multicultural es el camino a una empresa más abierta, con mejor rendimiento y con mucho más contacto con su cliente.

¿Quieres llevar tu negocio/emprendimiento a otro nivel?

Se parte del Éxito de Mamá Mía 360 Entra Aquí!

Apuntate y recibe noticias

Lee mas

Branding

EMBAJADOR DE MARCA

Los embajadores de marca son los mejores aliados de las empresas para promocionar sus productos y fortalecer la estrategia de branding. Te explicamos qué significa ser embajador de una marca.  Embajador de marca En un mercado cada vez más saturado en el que los consumidores están expuestos a una gran cantidad de mensajes publicitarios, no es fácil conseguir que una marca destaque. Limitarse a promocionar los beneficios de los productos no basta, las marcas deben ser capaces de comunicar sus valores y conectar emocionalmente con su público objetivo. Esa es precisamente la misión del embajador de marca. ¿Qué significa ser embajador de una marca? El embajador de marca es una persona que representa la imagen de la organización ante su público objetivo. Encarna la identidad corporativa, se identifica con sus valores y se encarga de atraer a clientes potenciales generalmente compartiendo sus experiencias con los productos y/o servicios de la empresa. Los embajadores de marca realizan diferentes acciones promocionales offline y online. Pueden convertirse en una de las voces del blog corporativo, acudir a los eventos patrocinados u organizados por la marca, grabar spots publicitarios o alimentar el interés por la marca a través de publicaciones en sus redes sociales. La importancia del embajador de marca en el marketing El impacto positivo de las acciones de los embajadores de marca suele aumentar la popularidad de la empresa y, como resultado, se produce un incremento de las ventas. ¿Cómo ser embajador de una marca? Para ser embajador de una marca hay que cumplir ciertos requisitos. Ante todo, la persona debe tener una buena reputación dentro y fuera de Internet. También debe identificarse y proyectar los valores de la marca. Generalmente se busca a personas proactivas y extrovertidas con una gran capacidad de comunicación con el público objetivo. Eso significa que para ser embajador de una marca hay que cuidar mucho la imagen y ser auténtico.  Mantenerse activos en las redes sociales y conseguir una buena base de seguidores fieles es un buen comienzo. De hecho, muchas marcas están apostando por micro-influencers en nichos de mercado específicos que tengan una gran credibilidad y una conexión fuerte con su público. Existen plataformas, como Scrunch, especializadas en poner en contacto a los influencers con las marcas. Por supuesto, tener conocimientos de marketing también allana el camino para ser embajador de una marca.

Estamos aqui a tu servicio

Deja tus datos y te contactamos a la brevedad

¡Felicidades, has dado el primer paso!

Tu mensaje ha sido enviado y te responderemos lo antes posible.

Completa el formulario para comenzar

Completa el formulario para comenzar

Completa el formulario para comenzar